"Un día como hoy"

Escrito por el 30 de julio de 2009

Hoy amanecí con una erección del tamaño del mundo. Me gustaría llamarte y decirte que fue porque soñé contigo, pero: ni me atrevo, ni me creerías.

La erección pasó sin pena ni gloria: me bañé y bajé a desayunar. Ya en la mesa, mi esposa comenzó con la cantaleta de siempre: vacaciones, niños, "nosotros"... es tan estúpida, nada que ver contigo. Como siempre, terminé discutiendo con ella y me fui a la oficina.

Al llegar me encontré en el elevador con aquella gorda de contabilidad, la que se traga sus garnachas con refresco light, ¿la recuerdas?... Me preguntó qué había sido de tí, le dije que no tenía idea, me creyó y comenzó a tragarse unas galletas a medio terminar que sacó de su bolso... estúpida gorda, jamás bajará de peso con esa actitud. ¿Recuerdas lo mucho que nos divertíamos invitándola a comer cuando estaba a dieta?

Al salir del elevador ya me esperaba mi secretaria para recitarme todos y cada uno de los pendientes que tendría para hoy; todo estaba en orden, sería un día como cualquier otro: lleno de mierda y aburrimiento. Comencé a eliminar mis pendientes uno por uno, eso sí, siempre contigo en mi mente.

Terminó mi patético día en la oficina y no quise regresar a casa, decidí ir a ese bar que tanto te gusta y al que fuimos tantas veces —sí, el ciego saxofonista sigue tocando ahí, aún recuerdo la manera en la que te hipnotizabas al verlo tocar—. Pedí lo de siempre: dos whiskys (sí, también ordené el tuyo), poco a poco se convirtieron en cuatro... seis... ocho (seguía ordenando los tuyos)... y fue entonces cuando me llené de valor...

Un día como hoy, pero de hace un año, me hiciste rejuvenecer; me demostraste que la vida es complicada porque nosotros así lo queremos; me llevaste al cielo y de regreso... Un día como hoy me dijiste que querías que esto durara para siempre. Un día como hoy me pediste que huyéramos juntos y nos olvidáramos de todo, te dije que sí y seguimos disfrutando de nuestra pequeña fuga laboral: éramos cómplices en un mundo de traición —o alguna cursilería similar dijiste—...

Una noche como hoy, pero hace un año, al salir de aquel hotel modesto, ya teníamos el plan para huir juntos: sólo era necesario que yo arreglara un par de cosas y al día siguiente nos iríamos... No pude. Llegué al día siguiente y ví la nota que dejaste pegada en mi monitor:

"Para cuando estés listo, ya estaré harta de tí. 
ADIÓS."

Las palabras de esa nota siguen haciendo eco en mi mente: Desde hace un año no he vuelto a sonreír sinceramente. Desde hace un año no he tenido un momento de alegría como los que me dabas cada cinco minutos. Desde hace un año mi esposa amanece cada día más estúpida, nada que ver contigo. Desde hace un año soy incapaz de ignorar el hedor a mierda que desprendo.

Es por eso que he manejado seis horas para llegar hasta la puerta de tu casa y tratar de hacerte recordar el porqué debemos —y necesitamos— estar juntos... Sé que estás ahí, pero te has negado a abrir la puerta. Sé que disfrutas saber que sufro, has estado al pendiente de mí todo este año. Sé lo mucho que disfrutabas cuando pateabas un perro mientras caminábamos por la calle; al no abrirme, me has recordado lo que soy: un perro... TU perro.

Hoy me ha quedado claro que ya no te sirvo, que tal vez nunca te serví... y si no te sirvo a tí, no quiero servirle a nadie.

Un día como hoy morí en tu puerta con ésta carta en mi mano izquierda y con una jeringa en la mano derecha... Sí, usé aquella inyección letal con la que me dijiste que habías matado a tus padres —investigué antes, claro está—: sí, es altamente funcional.

Un día como hoy deberías de ir a nuestro bar, ordenar dos whiskys, pedirle al ciego que toque "Then I'll Be Tired Of You" y brindar a mi salud...

Adiós, viuda de tres.

---------------------------------------------------------------------

NOTA: Pensaba poner todo lo anterior en cursivas o entre comillas; pero, la verdad, me dio mucha güeva y creo que así se lee mejor.

No, no encontré ni video ni fizy de la canción que linkeo, pero sí es 'harto' recomendable.

P.D.: Hoy no hay posdata. Los quiero... enviudando.


30 Comentarios

  1. Una oda a muchos oficinistas del mundo. Solo que resulta que la mayoría de ellos no se dan cuenta de que viven en la mierda... y ni les preocupa salirse.

    Otra gran parte se da cuenta pero no tiene los huevos para hacer algo al respecto.

    Y hay unos pocos que son lo suficientemente avezados como para mandar todo a la mierda y seguir siendo ellos mismos.

    ¿Que tendrán las oficinas que aplastan la personalidad del individuo? ¿O será el hecho de que se quieren adaptar a la borregada desde niños... desde la primaria?

    En fin; el saxofonista es mi ídolo y el oficinista es puto.

    ResponderEliminar
  2. Ya me puse al corriente en los post!!

    ésta historia está increible. Me encantó, este blog cada día sube mas de valor.

    Ya extrañaba andar por acá.

    ResponderEliminar
  3. no podria vivir tanto tiempo como el oficinista, creo q me consumiria mal pedo o mataria a mi esposa... y mis hijos.

    aila!

    ResponderEliminar
  4. Qué buen texto!

    No se porqué me identifico, si por oficinista o por aquello de "Un día como hoy me dijiste que querías que esto durara para siempre".

    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. Ah, según mi cuate de acá arriba cuyo nombre no escribo porque me da flojera fijarme cómo está escrito, vivo en la mierda y mi personalidad está aplastada sólo por ser oficinista.

    Grandioso.

    Es verdad, en cierto modo. Uno se fija metas, se preocupa por cumplir estándares, se apega a las exigencias de la vida moderna y deja ir las cosas verdaderamente significativas de la vida como tener una pareja chida y consumir un par de whiskeys cada viernes por la noche en un bar donde un ciego toca el saxofón, y cuando acuerdas estás tras un escritorio llenando papeles mientras te descubres extrañando a quien no volverá.

    Chale.

    ¿Podrías hacer que no terminara en suicidio?

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay, yo iba a ser el comentario número dos!
    Chale.
    Me entretuve.

    ResponderEliminar
  7. Me has dejado sin aliento, otra vez!

    Oye es que si, las mujeres, o mejor hablaré por mi, a mi me gusta hacer las cosas que siento debo de hacer, en el momento que las siento..... y esperar que el tipo en cuestión arregle sus cosas, piense bien la situación, dude y dude, no tiene madre...

    La vida es de los que se arriesgan!
    Me encantó!!

    ResponderEliminar
  8. Que buen relato.

    Me gusto.

    ResponderEliminar
  9. Que buen relato.

    La vida de un oficinista que no sabe lo que quiere, no se anima a arriesgarse, pero anda buscando monerías para entretenerse... solo que le pegó duro el abandono.

    Una historia romántica al mas puro estilo "hombre"

    Salud.

    ResponderEliminar
  10. Jajá. Etiqueta: Todos somos emos.
    Jajajajajá.

    ResponderEliminar
  11. Aaaaaaaaawwwwww...

    Me gustó ¿cuántos que no son oficinistas viven esa trágica historia?

    Todos deberían amanecer muertos mañana.

    Me gustó, sí, sí, sí.

    Pero ¿viuda de tres? ¿a todos les hace lo mismo? Más te vale que aclares mis dudas si no vasaver.


    Apláudote y bésote.

    ResponderEliminar
  12. es que si me gusto!!!!!
    independientemente de ser oficinista o no, como dice Priscila no vamos a estar esperando a que alguien se agarre los kiwis y tome la decision, es ahora o vale madre, nada de andar con medias tintas

    ResponderEliminar
  13. No sé. La verdad que no. Es decir, ¿por qué no mandó a su esposa a la mierda y se quedó con la tipa esa? Con lo fácil que es mandar a la gente al carajo...

    ResponderEliminar
  14. La parte oficinesca de la historia me golpeó duramente; la parte aniversaresca me pateó donde más duele.

    ResponderEliminar
  15. Vitus_Brgs:
    No la mando al carajo porque según tenía hijos el tipo. ¿no? quiero pensar jajaja.

    Buen post Tumeromolito u____u
    hiciste que me deprimiera hijín jajajaja.

    ResponderEliminar
  16. Eres un grande, molazo. Me encanta cómo captas la esencia del malestar cotidiano; del aburrimiento.

    Soy tu fans.

    ResponderEliminar
  17. ¡Quiero ser oficinista goeeey!

    Bueno no...

    Eres grande, me sorprendes más cada día =)

    ResponderEliminar
  18. Dí con tu blog de click en click, & creeo que es de lo mejor que me he topado. Esta genial. Me gusto mucho la historia me he estado leyendo un rato tu blog & eres realmente bueno. Gosh jajja. me desvivo, esuqe me emociono cuando me encuentro algo que me gusta. Bueno aca andamos jajaj, me sigo al pendiente. Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Las paredes de una oficina agobian al alma y esclavizan el espíritu. En esos lugares (como en el que escribo esto ahora) siempre se tejen ese tipo de historias que de una u otra forma tienen algo de la personalidad de todo ser humano. Se necesita un par de cojones bien puestos para romper con lo establecido y gritar al mundo que los convencionalismos no van contigo. Cosas que pasan pues. Saludos.

    “Buenas Noches, Buena Suerte”

    ResponderEliminar
  20. porque sera que solo hay ciertas personas que nos pueden hacer tener erecciones del tamaño del mundo?

    por cierto las erecciones del tamaño del mundo son finisimas

    ResponderEliminar
  21. Sooooy nueva aquí y esto me encantó.

    Liiiiindo blog.

    Liiiiindo.

    ResponderEliminar
  22. Eliesheva31/7/09 20:52

    Como ya te habrás dado cuenta soy adoradora de las frases célebres, citas y demás, y tengo una que le va perfecto a la historia que cuentas: No hay perdón para quien cruzado de brazos deja el amor pasar.

    El miedo al qué dirán, a romper con lo establecido o a pronunciar las temidas palabras de "ya no te quiero" tienen a cientos de personas atadas a vidas miserables.

    Todos esos 'oficinistas' en el pecado llevan la penitencia: duermen junto a alguien a quien detestan y viven con un pensamiento que les taladra la cabeza: LO QUE PUDO HABER SIDO.

    ¿Sabes? Pienso que es una historia terrible, tristísima, porque imagino que no hay nada peor que vivir lleno de culpas, arrepentimientos y, sobre todo, con el eterno deseo de tener a 'ese' alguien junto a tí.

    Leerte es un placer querido.

    ResponderEliminar
  23. ¿Manejó usted 6 horas para reunirse con ella? ¿Pues no que vivía de paso a su casa, Sr. Molazo?

    Estoy confundida.

    ResponderEliminar
  24. Si algún día decides dejar el cabaret para dedicarte a ésto te auguro un muy buen futuro, Niurka.

    No, ya, la verdad me gustó mucho. La mujer que escribiste me parece más que interesante y la canción una belleza.

    Yo habría usado una jeringa con aire a la yugular al final, en lugar del veneno. Noséporqué pero me suena mejor, já.

    ResponderEliminar
  25. jaja oie todavia aceptas sugerencias de tips finisimos? jaja como ir a un restaurant de comida rapida y agandallar el vaso de refresco refill de alguna mesa contigua para no pagar la soda, o aguantar un pedo asta que puedas apuntarlo a la cara de tu amigo a mas cercano, o emabarrate una flema en la mano y saludar a todos tus amigos jaja. o tirarte un pedo en la fila del antro y culpar a tu mejor amigo

    ResponderEliminar
  26. una mujer así no pide whiskys llorosa

    (por qué nunca seré una mujer así? aaayyy!!!)

    besos. hoy te mereces varios

    ResponderEliminar
  27. Anónimo3/8/09 14:33

    Aloh, navegando un rato por aquí y azares del destino me encuentro con un relato que se apega a mi realidad solo que de parte del lado femenino.

    Eso que relatas fue lo que yo llegué a esperar de una persona. Entiendo el lado de ella y entiendo tu lado. A fin de cuentas el hubiera no existe.

    Tu post creo que ha sido uno con los que más me he identificado y más en estos tiempos. Cuidate! que las coincidencias yo creo que si existen

    ResponderEliminar
  28. De ahora en adelante tomaré muy en cuenta eso que dicen de los amores oficinescos* pero espera... yo soy mujer... alguien se matara por mi?
    awwwwww

    (que estúpida me sentí poniendo "awwww" como sea, buen post)

    ResponderEliminar
  29. Anónimo4/8/09 8:14

    muy mal final (no es nada más por chingar, pero hacen mucho daño las alabanzas de gente que no sabe)

    es lo malo de los blogs, es un intercambio de mentadas o de halagos sin sustento, pon distancia, que tu blog sólo sea un parámetro de la aceptación que pueden tener tus textos y búscate una opinión objetiva (y de preferencia profesional)

    yo no me vuelvo a parar por aquí (no hallé nada que me haga regresar), pero espero sepas aceptar una crítica de alguien desinteresado en ganar tus enlaces o tu aceptación, hay muchos escritores potenciales que se pierden en un mar de autocomplacencia, y con la popularidad que tienes es fácil que eso te llegue a pasar

    ResponderEliminar
  30. Agradezco a todos por sus comentarios y aclaro nuevamente que siempre leo TODOS y que todos son bienvenidos (sean buenos como la mayoría o críticos como el del último anónimo).

    Así sí dan ganas de seguir escribiendo. Y aunque no pretendo ser escritor, es bueno leer que a la mayoría les gusta lo que hago.

    Gracias, muchas gracias. Saludos pa' todos.

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.